www.erroreshistoricos.com

Errores Históricos y otras curiosidades.

  • Full Screen
  • Wide Screen
  • Narrow Screen
  • Increase font size
  • Default font size
  • Decrease font size

Bienvenidos a Curiosidades y Errores Históricos

Carta de fray Luis de León al rector y claustro pleno de la Universidad de Salamanca

Muy yllustre y muy magníficos señores:

Fray Luis de León, maestro en santa Theologia en esta Unyversidad, digo: quel estatuto por vuestra señoría y mercedes hecho para que los doctores y maestros no catredaticos no entren en examen con los que de ay adelante se hicieren licenciados no me comprehende a mi.

Porque de naturaleza de la ley es probeer a los casos por venir, y asi a los que después del estatuto se graduaren; y estando yo presentado e tomados puntos para leer y aun estando para yr a la capilla de Santa Barbara a me examinar no se puede dezir el dicho estatuto hable conmigo, pues yo no me presente ni pedi puntos después de obedecido el estatuto, sino antes, como a vuestras señorías y mercedes es notorio.

Pues la misma tarde que yo abia de entrar en examen se obedeció por V. S. y Mds., y porque estando para ser examinado esa tarde y para darme otro dia el grado, como se me dio, e de ser habido por licenciado, pues quien de próximo a de haver una cosa, se dize que ya la a.

Y a esto no obsta dezir se manda guardar el dicho estatuto desde la fecha del, porque se a de entender desdel dia que es rezibido e tiene fuerca de estatuto y ley, porque antes no se puede decir estatuto, sino tratar de estatuto.

Por lo qual V. Sa. y Mds. deven declararme no me conprehender, porque sy yo supiera quel dicho estatuto ablaba y se entendia conmigo no me presentara ni hiciera licenciado y maestro como me hize.

Pero entendiendo que conforme a la constitución del dicho Estudio y costumbre del, asta aqui usada, yo avia de gogar de todas las preheminencias que los demás maestros gocan, me hize , y no es razón que por la obediencia que V. S. y Mds. dieron, estando yo para me examinar, sea excluso.

Salamanca, 8 de agosto de 1560

Carta de renuncia de Mario Vargas Llosa a la Comisión del Museo de la Memoria

Excmo. Señor Dr. Alan García Pérez
Presidente del Perú - Lima

Señor Presidente: Por la presente le hago llegar mi renuncia irrevocable a la Comisión Encargada del Lugar de la Memoria cuya Presidencia tuvo usted a bien confiarme y que acepté convencido de que su gobierno estaba decidido a continuar el perfeccionamiento de la democracia peruana tan dañada por los crímenes y robos de la dictadura de Fujimori y Montesinos.


La razón de mi renuncia es el reciente Decreto Legislativo 1097 que, a todas luces, constituye una amnistía apenas disfrazada para beneficiar a buen número de personas vinculadas a la dictadura y condenadas o procesadas por crímenes contra los derechos humanos -asesinatos, torturas y desapariciones-, entre ellos al propio ex dictador y su brazo derecho. La medida ha indignado a todos los sectores democráticos del país y a la opinión pública internacional, como lo muestran los pronunciamientos del Relator de la ONU, la Comisión Interamericana de Derechos Humanos, la Conferencia Episcopal, la Defensoría del Pueblo y representantes de numerosas organizaciones sociales y políticas, entre ellos algunos congresistas apristas. Coincido plenamente con estas protestas.

Hay, a mi juicio, una incompatibilidad esencial entre, por una parte, auspiciar la erección de un monumento en homenaje a las víctimas de la violencia que desencadenó el terrorismo de Sendero Luminoso a partir de 1980 y, de otra, abrir mediante una triquiñuela jurídica la puerta falsa de las cárceles a quienes, en el marco de esa funesta rebelión de fanáticos, cometieron también delitos horrendos y contribuyeron a sembrar de odio, sangre y sufrimiento a la sociedad peruana.

Ignoro qué presiones de los sectores militares que medraron con la dictadura y no se resignan a la democracia, o qué consideraciones de menuda política electoral lo han llevado a usted a amparar una iniciativa que sólo va a traer desprestigio a su gobierno y dar razón a quienes lo acusan de haber pactado en secreto una colaboración estrecha con los mismos fujimoristas que lo exiliaron y persiguieron durante ocho años. En todo caso, lo ocurrido es una verdadera desgracia que va a resucitar la división y el encono político en el país, precisamente en un periodo excepcionalmente benéfico para el desarrollo y durante un proceso electoral que debería servir más bien para reforzar nuestra legalidad y nuestras costumbres democráticas.

Pese a haber sido reñidos adversarios políticos en el pasado, en las últimas elecciones voté por usted y exhorté a los peruanos a hacer lo mismo para evitar al Perú una deriva extremista que nos hubiera empobrecido y desquiciado. Y he celebrado públicamente, en el Perú y en el extranjero, su saludable rectificación ideológica, en política económica sobre todo, que tan buenas consecuencias ha tenido para el progreso y la imagen del Perú en estos últimos años. Ojalá tenga usted el mismo valor para rectificar una vez más, abolir este innoble decreto y buscar aliados entre los peruanos dignos y democráticos que lo llevaron al poder con sus votos en vez de buscarlos entre los herederos de un régimen autoritario que sumió al Perú en el oprobio de la corrupción y el crimen y siguen conspirando para resucitar semejante abyección.

Lo saluda atentamente,

Mario Vargas Llosa

 

Página 1 de 702

You are here: